publicidad

sider

ESPECIAL RECREACION



Consejos basados en los principios del que parte la educación especial

La recreación es una herramienta que ejerce un impacto positivo en la evolución pedagógica de los niños, niñas y adolescentes, contribuye  a la motricidad y ayuda a la integración social de los individuos. Cuando se tiene a un niño con diversidad funcional en un programa recreativo, es conveniente conocer las condiciones más estratégicas para ejecutar la labor recreacional y así poder contribuir y garantizar un buen resultado.

Las consideraciones a tomar varían según las habilidades y limitaciones del recreado, el medio en el que se recrea y el programa general a ejecutar. La mejor orientación para trabajar con personas con diversidad funcional es utilizar el sentido común. Es bueno prever las dificultades pero no considerarlos insuperables. El trabajo a nivel recreativo se realiza partiendo de las necesidades e intereses de cada uno de los participantes y con unos objetivos claros de normalización e integración, entendiéndose por normalización el principio del que parte la Educación Especial: “Tratar a los individuos deficientes como una persona normal”.

Cuando se habla de integración significa dar la oportunidad a las personas con necesidades especiales de participar de un desarrollo total dentro del grupo social al cual pertenece, partiendo de su desarrollo físico, social y emocional.


Hay ciertas atenciones que se debe considerar con los participantes con diversidad funcional, Procure conocer a fondo las necesidades especiales que presenta el niño en cuanto a cuidados físicos o médicos.

Los propios padres o algún especialista pueden darle la orientación necesaria y familiarizarle con la naturaleza de la limitación.

Es necesario estar al tanto de aquello que el niño recibe regularmente, como medicamentos y otros tratamientos. De ser posible, los padres o representantes deben facilitarle una autorización e indicaciones por escrito para suministrar cualquier medicamento. Asegúrese de anotar el número telefónico de los padres del niño.

En cuanto a la dieta, si existe algún tipo de restricciones debe notificarla, y si el niño requiere una dieta especial, los padres podrían proporcionar su comida.

El los hábitos, si el niño presenta dependencia en su auto cuidado, ya sea aseo personal o alimentación, es necesario que el niño reciba ayuda.

En cuanto a la conducta, Converse con los padres y con el niño sobre las normas del grupo y defina la forma de disciplina que se utilizará para mantener el comportamiento apropiado. 

Recuerde, cualquier comportamiento del niño que presente una dificultad es una fuerza que puede dirigirse en otro sentido, canalizándola en una forma más aceptable, en lugar de intentar eliminarla y reconstruirla.

Hágale saber al niño que se le aprecia, independientemente de su necesidad especial. Una palabra de reconocimiento o una palmada en la espalda al realizar bien una tarea servirá de gran estímulo para el niño.

Tenga presente que al premiar un logro aumentarán las probabilidades de que ese comportamiento se repita. El premio puede ser una expresión de agradecimiento, el reconocimiento del grupo por su colaboración, un distintivo o el privilegio de participar en un paseo. 

Al ofrecer recompensas en lugar de críticas contribuirá a elevar la autoestima del niño. Recuerde que la recompensa debe hacerse inmediatamente después de presentarse el comportamiento deseado. Cambie las recompensas si no resultan efectivas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lee también...

LA RECREACIÓN COMO UN DERECHO.

Articulo introductorio sobre las bases legales y fundamentos en el Derecho Internacional y en la Jurisprudencia venezolana La recreac...